Quizás mi error fue que así todo pendejo como eras, 
te quise.

Incluso a sabiendas de que no ibas a cambiar.

5 comentarios:

  1. El error no fue quererlo, sino no querer ver que lo quería tal como era.

    Un besote ♥

    ResponderEliminar
  2. Quizás fue eso lo que me ocurrió a mi...
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. He encontrado ahora mismo tu blog y tengo que decirte que es un espacio encantador, me ha entusiasmado todo, asi que para no perderme ninguna entrada me hago seguidora ahora mismo!!
    Te invito a dar una vuelta por mi rinconcito, espero que tambien te guste!!
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  4. A veces el corazón hace elecciones con las que nuestro cerebro no está demasiado conforme, pero el corazón es un rebelde sin causa que no atiende a razones. No eres la única a la que le ha pasado eso... Espero que pronto llegue alguien que sí merezca tu corazón y si no, no hay nada mejor que quererse a una misma sin depender de nadie ;)
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
  5. Muchas veces el corazón es el que manda, lamentablemente. El amor es taaan complicado.
    Hola linda! hacia mucho que no pasaba, me alegra estar de vuelta! Simplemente quería decirte que volví con nuevo blog, y espero que podamos seguirnos por ahí ^^ ya sabes lo difícil que es empezar de cero! te dejo el link: 49diasenparis.blogspot.com.ar
    Un beso grande!

    Samy.

    ResponderEliminar

Recuerda que siempre podrás volver a este sitio.
Gracias por leer mi entrada.