Y aunque la distancia me separase físicamente de ti, sabía que te quedarías conmigo.
No solo en mis pensamientos, sino en cada costumbre que dejaste en mí; en cada palabra o frase tuya que ahora, formaba parte de mi lenguaje.
Al final yo nunca le deseaba abrazos a la gente, ahora creo que te dejo en cada escrito cuando me despido.
Ya no se ni lo  que digo.

Te necesito.

4 comentarios:

  1. Hay personas que nunca nos dejan aunque se vayan porque nos dejaron un pedacito de ellos

    ResponderEliminar
  2. Es que las huellas de algunos humanos, son imborrables..
    Eres bienvenida en mi blog si gustas. Me quedo en el tuyo.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. No digas entonces... siente.

    Muchos abrazos.

    Noa

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabes? Puede que algún día te necesites a ti mucho más, y esos pensamientos acallen. Por ti misma.

    No pierdas jamás la fe de ti.

    ResponderEliminar

Recuerda que siempre podrás volver a este sitio.
Gracias por leer mi entrada.