El estaba esperando al pie de mi puerta, yo estaba demasiado nerviosa! Había pasado tiempo sin verlo y no habíamos terminado de forma bonita pero ahí seguía esa sensación de que aun me pertenecía como yo a él. Salí y el sonrió. Respiro profundo y note lo nervioso que el también estaba.
Salimos a caminar por ahí, fuimos a un parque que quedaba atrás de mi casa, nos sentamos en un banco y empezamos a conversar de cosas, tan solo eso “cosas”…
En mi mente rondaba un beso, un abrazo, una frase…algo que me sacara de ese estado en el que estaba viviendo desde que nos separamos. Alguna señal que me dijera que el aun me quería y que quería estar conmigo. Pensé que para eso había venido a verme.
Palabras iban palabras venían y yo seguía ansiosa de tan solo alguna frase salvadora, alguna palabra que haga que aquello valiera la pena o por lo menos algo que me dijera que no debía seguir ahí.
Recuerdo que el se paro y se fue al pasamanos, yo me di la vuelta para verlo y lo sentí más lejos que nunca. Me dolía mucho pero cuando él se volteaba a ver si yo seguía ahí sentada, yo solo sonreía rápidamente y el volvía a lo suyo.
Entonces después de tantas vueltas y rodeos, después de hablar de cosas sin sentido que incluso ya olvide porque no eran importantes porque no me interesaban.
De pronto con un último intento y con mis últimas fuerzas le dije:
-Para que has querido verme? (Recuerdo haber usado tono de sospecha y sonreí)
El no se volteo, se quedo estático, miro hacia abajo y con un gesto de desgano dijo:
-Solo para conversar.
Entonces lo entendí, estaba ahí “tan solo para conversar” y lo mire fijamente, respire profundo, me levante y empecé a caminar hacia mi casa. Me pregunto que a donde iba y solo le dije:
-Tengo que irme, adiós.
Le di la espalda y seguí caminando, llegue a mi casa y empecé a llorar.

9 comentarios:

  1. Ahhh acabas de describir exactamente como me siento. Terminas, quedan como amigos, pero el te llama, te busca, piensas que te extraña pero ahy una barrera invisile que los separa. Pero tu no te puedes quedar con todos los deseos de decirle: TE EXTRAÑO TE NESECITO, porque muy seguramente el no se atrevera a decir lo que seinte. Y tu quedaras como una ridicula obsesionada que aun no lo supera.

    ResponderEliminar
  2. Odio que hagan esas cosas.. te hacen sentir mal, como si fuera un desprecio :S

    ResponderEliminar
  3. Conozco esa historia, la he vivido montones de veces.
    Me gusta tu blog.
    te sigo ok???

    ResponderEliminar
  4. Bonita entrada aunque me trajo
    recuerdos no muy buenos.!!

    sheiisarockstar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Como odio que pasen esas cosas, realmente las odio tanto, pero creo que en algún punto tantas personas dicen "ya va a llegar el indicado", lo termino por creer, aunque hasta llegar al indicado tengamos que pasar tantas cosas.

    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  6. Precioso, me encantó. Amores no correspondidos, duelen, pero todo pasa.
    Respecto al comentario que dejaste en mi entrada, decirte que sí, lo escribí yo, todo lo que publico es mío. Eso es lo interesante y lo bueno de los blogs.

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Un blog precioso!
    Aquí te dejo el mío por si le quieres echar un vistazo ^^
    http://thebeautifulsong.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Me encanta tu blog! te sigo :)
    http://carhendrix.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Hola compi de blog ^^
    Andaba echándole un vistazo a los blogs y creo
    que te puede interesar el mío si te gusta leer literatura personal
    y debatir sobre la actualidad:
    http://insolitadimension.blogspot.com/
    Únete si lo deseas. Gracias.

    ResponderEliminar

Recuerda que siempre podrás volver a este sitio.
Gracias por leer mi entrada.