Estas ahí, llorando.
Gritándole al mundo que ya ha sido lo suficientemente malo contigo, que ya no siga.
Repitiéndote mil veces que no encontraras la solución, que no volverás a sonreír, que quieres morir.
Y como si fuera poco… te detienes a pensar un momento en quienes amas y no te importan.
La vida ha sido injusta contigo y tú no tienes por qué ser justa con ella… te has cansado.


Lo único que puedes hacer es llorar y hundirte más… hasta sentir que tu mente no puede pensar y tu cuerpo no puede moverse… ya no gritas.

Ahora duermes… sueñas, quizás dormida sonríes y como siempre nadie lo nota.

Despiertas y deseas haberte quedado en el sueño para siempre pero no importa, ahora tienes más ganas de encontrar una salida y olvidas todo, lo dejas atrás.
Y esto se repite cada cierto tiempo según tus actos o tu suerte, que se yo… 
¿sabes cómo se llama esto?
Vivir...

5 comentarios:

  1. Me encanta, y la foto es increíble.
    Un beso
    (con sabor a natillas)

    ResponderEliminar
  2. A veces grito...pero nunca sueño. Aunque quizás la vida misma sea un sueño.


    Precioso texto, un beso :)

    ResponderEliminar
  3. wow. leo casi todas tus entradas y cada una es tan hermosa como la otra, quería decirte que de verdad me encanta como escribes, que nunca te detengas...que nunca pierdas esa chispa. porque eres increíble. por último, comento aquí porque lo que escribiste para mi es justo lo que he estado viviendo durante ya más de 4 meces seguido, TODO. exactamente TODO lo que dice ahí, hago yo..me hace sentir mejor, que no soy la única que pasa por eso. te adoro! sigue así.

    -sofía.

    ResponderEliminar
  4. Me describiste perfecto jaja :) saludos

    ResponderEliminar
  5. definitivamente tienes talento!

    ResponderEliminar

Recuerda que siempre podrás volver a este sitio.
Gracias por leer mi entrada.