Cada cierto tiempo empiezo a preguntarme hacia donde voy, por qué hago lo que hago, por qué sonrío, por qué lloro, por qué grito, por qué callo… y entre tantas preguntas que me hago, la que más me duele, la que más me pone a pensar es ¿Por qué no estoy haciendo lo que quiero hacer? O peor esta: ¿Por qué si hago lo que quiero, no me siento feliz?
Mira que hay cosas en la vida que uno anhela y no puede tener, tarde o temprano uno lo olvida y sigue viviendo tranquilo pero después de un tiempo, esto se repite, volviendo a donde partimos y, sin respuesta alguna, el proceso sigue su curso.
Es como si cada cierto tiempo, chocáramos con algo, saliéramos de ese trance llamado rutina y nos preguntáramos qué estamos haciendo de nuestras vidas. Empiezo a cuestionarme si de verdad me siento a gusto con lo que me pasa, con lo que hago, si las personas que me rodean me hacen felices y no solo están ahí formando parte de esa inmunda rutina… o quizás esas personas están haciendo que aquello sea más llevadero para nosotros. A ciencia cierta no sé.


Cuando ese algo me hace ver hacia mi alrededor empiezan tantas preguntas que no tienen respuesta o quizás si las hay pero la realidad no me satisface y por lo tanto, me niego a aceptarla; como consecuencia de esto, no acepto bajo ningún concepto mis propias respuestas y quiero que alguien de ese montón de gente que hay allá afuera, me diga que estoy equivocada y me demuestre que esto que me pasa es cuestión de un vacío que hay que aprender a llenar con cosas que no se irán, cosas que no nos abandonarán dejándonos vacíos de nuevo, alguien que me ayude a vivir con el vacío, alguien que me haga ver que no existe tal cosa, tal vacío  alguien que me diga que solo existo yo y que debo luchar por aquello que quiero. Necesito encontrar a alguien, uno de millones, que me lo diga. Necesito que ese alguien no sea yo misma tratando de engañar a mis pensamientos que, a fin de cuentas, es engañarme a mí, para poder salir a decirle al mundo “Estoy bien”.

4 comentarios:

  1. Te diré una cosa, todo lo que anhelas , todo lo que sueñas ,lo podrás tener , los sueños además de para soñarlos, son y están para realizarlos , yo conseguí <<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<.la mujer de mis sueños , la casa de mis sueños, el huerto de mis sueños...
    Desde el primer día que tienes un sueño empieza a ponerlos medios para conseguirlo. Un sueño es como un huerto, da una vuela por la aldea tal vez encuentres un terrenito que sea una oportunidad, luego adelántate tú ,que el universo te ayudará , siembra tomates (si son tomates lo que quieres tener) , no esperes a que nazcan malas hierbas ni lechugas ,ve poniendo tú los medios y nada se resistirá,
    Ve variando los armarios( y el alma ) de lo que no vas a usar , porque tal vez lleves demasiada carga porque con tanto guardado si un día necesitas algo no lo vas a encontrar. El universo , no puede crecer si no hay un vacío, regala o tira lo que te sobra.
    Creo que amigos , familiares ,vecinos ...te han hecho un traje a medida y tienes que satisfacer ese yo, que te han creado, responder al traje( a las expectativas que de ti se han creado) que te han hecho sin tener en cuenta a la modelo ¡ Quítate el traje y deja de soportar la vida ¡empieza a vivirla!!.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tantas preguntas que no tienen respuesta... Tú sigue adelante, sigue el camino, que ya encontrarás el motivo o, en su defecto, la felicidad.

    Vi tu comentario en mi blog y decidí pasarme (y me alegro mucho de haberlo hecho). Me gusta cómo escribes, me tendrás por aquí siempre que los exámenes me lo permitan ^^

    ¡Un beso, nos leemos! K.

    ResponderEliminar
  3. ME encantaaaa! que hermosa entrada, te espero por mi blog saludos :D

    ResponderEliminar
  4. Hola, soy nueva en blogger, pasate por mi pagina y dime que te parece:
    www.broken-butnotdead.blogspot.com
    Muchas gracias =)

    ResponderEliminar

Recuerda que siempre podrás volver a este sitio.
Gracias por leer mi entrada.